La disputa por el espacio público en Soacha avanza. Mientras unos reclaman su derecho a trabajar, otros exigen espacio para caminar. 

Para los vendedores informales las ventas en la calle significan el sustento de sus hogares y desde la pandemia ha crecido el número de personas que se dedican a esta actividad económica.

«Mi nombre es Moisés y soy un joven que buscó trabajo formal por más de 1 año, pero no era apto para los cargos, entonces para cubrir mis gastos decidí instalarme a vender en el puente peatonal de Terreros, esto sucedió a inicios de la pandemia», indicó

Desde la administración de Juan Carlos Saldarriaga, se ha prometido liberar el espacio público en Soacha, y han existido estrategias como la reubicación en el Pasaje Comercial de San Mateo, pero aún así las calles del municipio están congestionadas e inundadas de vendedores.

Le puede interesar: Claudia López: «Todos pueden trabajar dignamente, pactaremos uso de espacio público en Bogotá»

Por lo anterior, los vendedores informales han denunciado persecuciones por parte de la policía. «Llegan a los puentes a levantar la mercancía de manera arbitraria y sin cumplir con lo que indica la ley, cuando los que deben hacer presencia son funcionarios de la Alcaldía de Soacha en compañía de la Personería Municipal, puesto que la policía no tiene la facultad legal de movernos de nuestros puestos, pero nos persigue y nos amenaza con ponernos comparendos que nunca podríamos pagar», indicó Wilson Franco, líder social de los vendedores informales de Soacha.

Franco refiere esta denuncia amparándose en que, según él, desde el Congreso de la República se ha apoyado el trabajo informal ya que es una fuente de ingresos importante para las familias del país que no han podido acceder a un ambiente laboral formal. 

También puede leer: El tire y afloje de la alcaldía con los vendedores informales de Soacha

En este caso, lo que denuncian los vendedores de los puentes de Soacha es que se les ha vulnerado sus derechos en cuanto tienen pendiente una mesa de diálogo con la alcaldía para concretar estrategias que permitan un beneficio, tanto para el que vende en la calle como para los peatones. 

Lo que mencionan los afectados es que quieren concretar espacios para la venta, «no queremos que nos reubiquen en un espacio como el Pasaje Comercial de San Mateo, porqué allá no hay a quién venderle, queremos también que nos respondan en qué han invertido los recursos presupuestados para este sector de la sociedad«, indicó un vendedor informal del puente de Terreros en Soacha.

Entre tanto, este martes se definirá a partir de una mesa de diálogo cuál será la ruta para liberar los puentes de Soacha, pero también garantizar el derecho al trabajo

Por: Camila Castillo