Alerta por uso masivo de gafas premontadas ofrecidas en consultas optométricas «gratuitas»

En Colombia las gafas listas para leer se comercializan sin ningún control, sin examen o formulación previa realizada por especialistas del área de la Optometría o la Oftalmología, situación que atenta contra la salud pública de los colombianos.


Muchas personas usan estas gafas premontadas sin percatarse de los riesgos que corre su salud. Por esta razón la Federación Colombiana de Optómetras – FEDOPTO – llama la atención de la ciudadanía y expresa públicamente su preocupación al evidenciar que se esta afectando la salud visual de las personas al violarse el Decreto 1030 de 2007, que regula la dispensación de estos dispositivos médicos sobre medida (lentes de contacto y lentes oftálmicos).

Entre otros aspectos, este decreto exige registro sanitario del INVIMA y además señala de manera clara y exacta que únicamente Optómetras y Oftalmólogos son los profesionales de la salud autorizados para prescribir lentes oftálmicos, previa evaluación, registro y diagnóstico del paciente.

Para el Dr. Hernando Avila Lozano, presidente de la Federación Colombiana de Optómetras, es claro que dicho Decreto no se está cumpliendo, pues hoy podemos encontrar en supermercados, misceláneas y hasta en las calles, venta indiscriminada de gafas premontadas o también llamadas listas para leer.

Según FEDOPTO, entre los problemas que se pueden generar por el uso de este tipo de gafas premontadas están:

  • Problemas musculares debido a la no correspondencia entre los centros ópticos del lente y el centro óptico del sistema visual del ojo del paciente.
  • Problemas de enfoque, sobre todo en visión de lectura o distancia intermedia (pantallas de computadores por ejemplo.), dolor de cabeza, irritación ocular y fatiga visual.
  • Problemas de tipo ergonómico, riesgo de padecer de conjuntivitis, pterigios, cataratas o alteraciones en la retina, ya que no se tiene control de los niveles de absorción de la radiación ultravioleta.
  • Problemas de deslumbramiento por malos montajes relacionados con la montura, ya que estos deben verificarse bajo un eje de referencia.
  • Distorsiones producidas por malos montajes en la orientación de los ejes en casos de astigmatismos, ya que las imágenes que percibe el cerebro no son nítidas. Estos montajes inadecuados producen movimientos compensatorios que producen fatiga visual y dolores de cabeza, además de la disminución de la agudeza visual.
  • El desconocimiento de los derechos que tienen los ciudadanos es una de las causas por las que muchas personas acuden a comprar estos dispositivos y sin saberlo terminan afectando su salud.

El sistema de salud colombiano establece para los dos regímenes: contributivo y subsidiado, la posibilidad de solucionar los problemas visuales de la población y, además, suministra estos dispositivos médicos (lentes oftálmicos) bajo todos los parámetros de seguridad.
Es así como la Federación Colombiana de Optómetras, a través de comunicaciones enviadas al Ministerio de la Protección Social y a la Sala Especializada del INVIMA, expresó oficialmente su preocupación, pues la comercialización indiscriminada y sin control de gafas premontadas atenta contra la salud visual de los colombianos y va en contra de la normatividad vigente en nuestro país.

“Una consulta gratis puede costarle un ojo de la cara”

Se ha hecho recurrente la práctica de muchos colombianos que acceden a supuestas consultas gratis de examen de ojos, que en últimas terminan con la compra de lentes o gafas, así el usuario no los necesite. Esto hace que la persona, ante una molestia visual por la fórmula que se generó en esa consulta, no se sienta con el derecho de reclamar, ya que no pagó por ella.

Ante esta situación, la Federación de Optómetras de Colombia llama la atención de los ciudadanos y los invita a que cuiden adecuadamente su salud visual, pues solo los optómetras son los profesionales idóneos para llevar la historia clínica de sus ojos, expedir fórmulas con todas las especificaciones que exige la ley y, tras una consulta individual del paciente, son quienes se responsabilizan tanto de su examen como del producto adquirido para así garantizar la evolución satisfactoria del paciente.

Lentes cosméticos sin control

Así mismo, el uso indiscriminado de lentes cosméticos, que hoy se comercializan hasta en salones de belleza, atentan contra la salud visual de los usuarios, pues no cumplen con las condiciones de asepsia y de uso adecuadas. Esta situación puede provocar irritaciones oculares crónicas y otras afecciones en los ojos.

Fuente: barrios de bogota.com