Con un desfile de comparsas que inició en el Estadio Luís Carlos Galán Sarmiento y un acto protocolario, educativo y cultural en el Parque Principal, Soacha lanzó hoy el Proyecto Municipal de “Cultura de la Legalidad y Convivencia Pacífica”, con el apoyo de la Secretaría de Educación y las Instituciones Educativas oficiales y privadas del municipio.


nueva-estaciòn-bomberos-soacha

nueva-estaciòn-bomberos-soacha

En Soacha este día fue institucionalizado por Acuerdo Municipal No. 32 de 2008, «por medio del cual se declara el 21 de septiembre como el día del desarme voluntario y la convivencia pacífica».

La Cultura de la Legalidad es un proyecto que lidera la NSIC (National Strategic Information Center) aplicado en Colombia a través del Programa Presidencial de lucha contra la corrupción, valores y cultura de respeto a las leyes, los efectos perjudiciales del crimen organizado y la promoción del respeto por el Estado de Derecho.

Este programa presenta un currículo que potencia las habilidades en los estudiantes para que asuman la responsabilidad de construir y mantener una sociedad basada en un Estado de Derecho. Para lograr esta meta, desarrolla en los estudiantes competencias cognitivas, afectivas y comunicativas que articuladas entre sí, facilitan la solución de conflictos de manera inteligente, acciones que sean empáticas, pacíficas, participativas, responsables y democráticas, y el aprendizaje para valorar las diferencias y enriquecerse con ellas.

El currículo para la cultura de la legalidad fue adaptado a Colombia por docentes de Bogotá y Medellín, y liderado por el Ministerio de Educación bajo la asesoría de la organización estadounidense NSIC- National Strategy Information Center. Consiste en un plan de estudios que contiene 36 lecciones diseñadas especialmente para ser trabajadas con estudiantes de noveno grado, durante un año escolar, con una intensidad horaria de dos horas por semana.

El currículo de la cultura de la legalidad se apoya en tres conceptos centrales:

1. Estado de Derecho: Principio según el cual todos los miembros de la sociedad están gobernados por leyes establecidas en forma democrática que protegen los derechos individuales y se aplican uniformemente.

2. Distinción entre Estado de Derecho y regímenes autoritarios: Un gobierno que actúa de acuerdo con la ley no necesariamente se sustenta en el Estado de Derecho. Existen muchos ejemplos de gobiernos que cuentan con leyes bien definidas, pero que aceptan leyes injustas y obstaculizan la participación de ciertos grupos en el proceso legislativo.

3. Cultura de la legalidad: Existe cuando hay una creencia compartida de que cada persona tiene la responsabilidad individual de ayudar a construir y mantener una sociedad con un Estado de Derecho.

El plan de estudios del currículo de cultura de la legalidad está diseñado para ser trabajado por estudiantes de grado noveno, aunque algunos contenidos pueden ser abordados en octavo y décimo si la planeación curricular de la institución así lo requiere. Contiene 4 secciones:

En la primera se hace una reflexión sobre «quien soy», valores y asociaciones, libre voluntad, y capacidad de tomar decisiones. La segunda habla sobre el establecimiento de reglas, comprensión de las protecciones que brinda el Estado de Derecho y la cultura de la legalidad, y las dificultades en la práctica. La tercera sobre el impacto y los peligros de la delincuencia y la corrupción, y nuestro papel frente a estos fenómenos. Y la cuarta, sobre la solución de problemas y estrategias a nivel individual y comunitario para promover una cultura de legalidad.

En cuanto a la didáctica, se enseña democracia, teniendo en cuenta la realidad de nuestro país y la cotidianidad a la que se ven enfrentados los estudiantes y sus familias, y le da herramientas al docente para discutir en el aula de clase temas como la violencia, el crimen organizado o la corrupción. Lo que lleva a reflexionar sobre cómo y por qué las conductas ilegales afectan su vida diaria tanto como a la sociedad y al Estado de Derecho.

ninos-soacha.jpgEl lanzamiento del programa de hoy en Soacha estuvo apoyado por bailes regionales de algunas instituciones educativas y por el grupo de teatro que maneja la campaña de la Concesión Autopista Bogotá Girardot, con el lema «que esta corrida no sea la última de su vída«.

Se espera que con el desarrollo de este currículo, los estudiantes del municipio comprendan las implicaciones que tiene el delito, el crimen organizado, la corrupción y sus efectos para que cambien sus actitudes violentas y puedan resistirse a participar en situaciones similares contribuyendo a la construcción de un Estado más justo.