El corregidor que generó confianza en los habitantes del sector rural de Soacha

Cuando William Mayorga fue nombrado corregidor uno del municipio de Soacha, hace cerca de cuatro años, la desconfianza hacia la Alcaldía predominaba entre los habitantes del sector rural. Sin embargo, su estrategia de acercarse a los campesinos de la zona, a los ediles y a los industriales, permitió volver a creer en la administración municipal.


Son diferentes los resultados que hoy presenta este abogado a los residentes de las veredas Panamá, Fusungá, San Jorge, Hungría, Alto del Cabra, Romeral, Villa Nueva, Primavera y Chacua, pero sin duda haberse acercado a las comunidades abrió el camino para que hoy se hable de un balance satisfactorio.

“Cuando llegamos a este cargo encontramos el desinterés y desconfianza de la ciudadanía en torno a la administración del municipio, hoy vemos que se han generado unos espacios de confianza, hay un reconocimiento por parte de la comunidad hacia el trabajo que hemos venido realizando con el apoyo del alcalde, quien ha tenido en cuenta a la zona rural en el tema de vías y proyectos productivos”, dijo el Corregidor.

Mayorga reconoció que el apoyo no sólo ha venido del alcalde Juan Carlos Nemocón, sino que las diferentes secretarías han estado atentas a apoyar el proceso en el sector rural. “Se han tenido en cuenta muchas de las necesidades que se planteaban, lo que nos ha permitido hacer la gestión necesaria para ir mejorando la calidad de vida de los habitantes del corregimiento”, sostuvo.

El arreglo de la vía, con el apoyo de los industriales, es otro aspecto a destacar, teniendo en cuenta que se requiere una comunicación terrestre entre las veredas y el casco urbano para comercializar los productos de la región. “Ellos han asumido el proceso de responsabilidad social empresarial que les corresponde y han colaborado tanto con el arreglo de las vías como en el apoyo a las instituciones educativas con algunas mejoras y dotaciones”, enfatizó el Corregidor.

Otro aspecto relevante es el apoyo e impulso a diferentes asociaciones relacionadas con proyectos productivos que han beneficiado a las comunidades, especialmente aquellos que son amigables con el medio ambiente.

Recientemente, por ejemplo, se recolectó una importante cantidad de material reciclable producto de fungicidas y químicos aplicados a los cultivos, lo que arrojó como resultado que la escuela San Jorge se ganara un parque infantil donado por la CAR, el cual ya se instaló para el beneficio de los estudiantes. Así mismo, el corregidor logró que algunos miembros de la comunidad lo apoyaran en la instalación de un comedor hecho con llantas de vehículos que ya habían sido abandonadas.

“Afortunadamente logramos que algunas personas nos colaboren en la donación del trabajo para complementar el parque de la escuela San Jorge; igualmente estamos interesados en continuar apoyando la creación de la asociación tendiente a fortalecer el reciclaje de llantas y la recuperación de las mismas para reducir o mitigar este problema en el municipio”, añadió.

El corregimiento uno está habitado por familias tradicionales y personas que han llegado en busca de nuevas oportunidades, teniendo en cuenta la explotación minera en la zona, aunque es claro que aún queda una extensa área verde apta para pastos y cultivos.

“Lo agradable del corregimiento es la gente, sus habitantes, de quienes aprendemos cosas. Conocemos el campo de Soacha, las comunidades campesinas y sabemos que son personas trabajadoras y con el interés de aportar un granito de arena para el desarrollo del municipio”, finalizó el corregidor.

Enlaces relacionados:

En San Jorge se instala primer parque infantil donado por la Car a Soacha

El papel de un corregidor en Soacha

Corregidor uno propone centro de acopio para Soacha

cargando...