[VIDEO] Los adultos mayores que siguen recibiendo maltratos por parte de su vecino en Soacha

En el barrio los Nogales, sector de San Mateo en Soacha, Álvaro Pacasira y Rosa María León, dos adultos mayores, denuncian un nuevo caso de maltrato por parte de un vecino.

En días pasados, en horas de la tarde, el señor Álvaro y la señora Rosa María, dos adultos mayores fueron víctimas de agresiones físicas y verbales por parte de un vecino que habita en el segundo y tercer piso de la casa en la que ellos viven.

De acuerdo a una grabación que facilitó una habitante del sector, se puede observar cómo el señor llega sobre las 4:30 pm a parquear su vehículo, y al percibir que los adultos mayores habían colocado unos tapetes a secar en el antejardín empieza a insistir que sean retirados, luego de unos minutos se acerca y los arroja al piso; al observar esta situación, el señor Álvaro sale a increpar a su vecino, lo que conlleva a que este junto a su esposa, empiecen a agredirlo física y verbalmente, ocasionándole diferentes heridas en su cuerpo, a tal punto que varios vecinos debieron intervenir para evitar que algo más grave ocurriera.

El señor Álvaro comenta que la policía hizo presencia, pero no hubo más que una conversación con ambas partes y una advertencia verbal. Aún habiendo revisado el video y recibir diferentes testimonios de las personas que estuvieron presentes.  

Los dos adultos mayores fueron atendidos en la EPS Salud Total. Don Álvaro, que fue quien más afectado se vio, recibió 3 días de incapacidad, le realizaron radiografías y le suministraron medicamentos. Él manifiesta que desde entonces ha presentado secuelas en todo su cuerpo, con un dolor recurrente para sentarse y levantarse. A su vez, lesiones en su rostro, costillas, pies, cadera, brazos y un ojo.

Heridas ocasionadas al señor Álvaro

Es importante mencionar que desde el año 2015, estos dos adultos mayores empezaron una lucha legal con su vecino, quien desde ese tiempo ha estado reclamando un espacio para parqueadero, a pesar que en las escrituras de la casa se encuentra estipulado que dicha área corresponde a un antejardín y que es de propiedad de los habitantes del primer piso.

Además, como se puede observar en una nota publicada anteriormente en este mismo medio, el señor ya había realizado un compromiso para no volver a parquear su vehículo frente a la casa de los adultos mayores.

De igual forma, en una transmisión que se había emitido anteriormente, don Álvaro y la señora Rosa María, manifestaron que a raíz de todos estos inconvenientes, se ha visto afectada su salud física, mental y emocional.     

Entonces, a pesar de la gran cantidad de pruebas existentes, los testigos, y las amenazas continuas de las que ellos aseguran han sido víctimas, se siguen preguntando qué más deben hacer para que sean escuchados. Pues como ellos mismos lo afirman, han acudido a la Fiscalía, Secretaría de Gobierno, Secretaria de Planeación, Secretaria de Salud, Inspección Quinta de Policía; y en todas las entidades los remiten de un lugar a otro sin recibir una respuesta acertada.  

Incluso, don Álvaro con lágrimas en los ojos, manifiesta que han contemplado en vender su predio ante la falta de respuestas por parte de las entidades competentes. Además, porque creen que más allá del asunto del parqueadero, este señor no es una persona apta para vivir en comunidad, y que lo único que busca con este tipo de acciones es conllevar a que ellos abandonen el predio. La señora Rosa María indica que lo único que ellos pretenden es vivir su vejez de forma tranquila y en paz.  

Y es que, de acuerdo a varios relatos, este señor ha tenido diferentes conflictos con varios vecinos del sector, a quienes amenaza de forma concurrente, lo cual ha llevado a que estos acudan a las autoridades e instauren una medida de protección.

Don Álvaro y la señora Rosa María dejan esta denuncia pública con el fin de recibir algún tipo de respuesta por parte de las entidades correspondientes. Además, porque sienten temor por su integridad, y más, porque en los últimos días afirman que han percibido personas desconocidas que les han tomado fotografías mientras se encuentran en la calle.

Por Cristhian Cañón Ramos

cargando...