En repetidas ocasiones se han dado fechas para anunciar que el servicio de alimentación del sistema Transmilenio empezará a funcionar en el municipio de Soacha, incluso en abril de 2010 se habló de poner al servicio 90 colectivos hasta el Portal del Sur, pero nada de lo prometido se ha hecho realidad.


En febrero de 2014 y en respuesta a las medidas que en su momento se anunciaron para mejorar la prestación del servicio de Transmilenio en Soacha, el gerente de ese entonces, Fernando Sanclemente, informó que en marzo del mismo año se abriría la licitación para poner en marcha el sistema de alimentación y la zona de parqueo de este tipo de vehículos en el municipio.

En mayo del mismo año 2014, Transmilenio aseguró que fue el municipio el que le solicitó aplazar la licitación sobre la alimentación en Soacha y las autoridades locales dijeron que el problema era la integración del SITP para que la ciudad se convirtiera en la zona 14 del Distrito.

Hoy, día de protestas y manifestaciones por el pésimo servicio que presta la empresa en el municipio, de nuevo el tema sale a relucir. Las autoridades de Soacha culpan a Transmilenio por ser responsable del proceso licitatorio, y argumentan que no quiso cederlo al municipio, motivo por el cual está estancado.

Sergio París, gerente actual de Transmilenio, dijo que el problema radica en que la chatarrización de buses de servicio público en Soacha no despega y la mesa de trabajo que comparte con alcaldía y Gobernación tampoco hace lo propio.

Pero lo delicado es que mientras el municipio y Transmilenio se culpan mutuamente, los usuarios de Soacha son los que tienen que ‘meterse la mano al bolsillo´ para llegar a las estaciones.

“Yo vengo desde Ciudad Latina y todos los días son dos pasajes más para poder llegar a San Mateo y en la tarde para desplazarme hasta mi casa”, aseguró Diana Medina, residente en la comuna uno.

“En Bogotá el pasaje incluye el servicio de alimentación, lo que quiere decir que en Soacha nos están robando porque para poder ingresar al sistema debemos pagar un pasaje adicional desde nuestras casas”, añadió Andrés Felipe Caballero, habitante de la comuna seis.

Lo cierto es que por ahora parece que las autoridades de Soacha y directivos de Transmilenio están lejos de ponerse de acuerdo para implementar lo más pronto el sistema de alimentación en una ciudad donde sus habitantes claman a gritos una solución debido a que la situación económica de muchos residentes del municipio no les permite pagar pasajes extras, tal y como lo han hecho desde diciembre de 2013 cuando empezaron a rodar los articulados en la ciudad.

Foto: www.transmilenio.gov.co