Capacitar en el uso y apropiación de las TIC; fortalecer el bilingüismo; promover la investigación y la formación constante en violencia intrafamiliar, responsabilidad educativa y prácticas pedagógicas, son algunas de las propuestas que instituciones educativas, maestros, padres de familia y estudiantes han analizado y expuesto a la Secretaría de Educación de Cundinamarca, con el fin de aportar al Plan Decenal de Educación 2013-2022.


En la actualidad existen en Cundinamarca 282 instituciones educativas, 11 mil docentes y 254.398 alumnos en los 109 municipios no certificados del departamento, esperanzados en mejorar calidad, cobertura y pertinencia de la educación para niñas, niños y jóvenes del departamento en los próximos 10 años.

La secretaria de Educación, Piedad Caballero Prieto, señaló que “lo importante de este proceso de concertación, diálogos y acuerdos es que cada uno de los actores que participan se apropien del Plan Decenal, pues serán quienes defiendan los programas y proyectos ante las tres administraciones posteriores que tendrán la ejecución y consolidación del mismo”.

La comunidad educativa compuesta por docentes, padres de familia y alumnos, participó en el análisis de los temas planteados frente las deficiencias que ellos viven y perciben para tener una educación con calidad. Así, la base de discusión y diálogo para este proceso, se ha hecho a través de los cinco ejes temáticos: la educación como derecho fundamental; la formación, actualización a directivos y docentes fundado en valores humanos y el conocimiento; las instituciones educativas abiertas, diversas, plurales y trasformadoras; la educación para la convivencia, la armonía, la reconciliación y la paz; y por último, las comunidades educadoras constructoras de cultura ambiental, científica y tecnológica.

Los padres de familia proponen apoyo para optimizar la formación de sus hijos en casa y la dotación de las instituciones educativas. Además expresan que desean mejorar las instalaciones y los recursos físicos-tecnológicos de las escuelas y colegios, tener capacitaciones en prevención de violencia escolar, generar procesos de diálogo para mitigar la intolerancia y prevenir el consumo de sustancias sicoactivas.Por su parte, estudiantes y egresados esperan la formulación de políticas que promuevan la investigación, el pensamiento crítico y la innovación pedagógica, así como la capacitación masiva para el manejo de las TIC y el bilingüismo.

Por su parte, los docentes buscan fortalecer las escuelas de padres de familia con talleres y actividades pertinentes en la responsabilidad educativa de la familia,recibir capacitación en el manejo de las TIC, obtener incentivos para el bilingüismo y desarrollar proyectos medioambientales, además de actualizarse en competencias disciplinares y pedagógicas; formarse en valores, manejo de matoneo y consumo de alcohol; y talleres en violencia intrafamiliar, convivencia y comunicación para el núcleo familiar. En cuanto a las falencias, señalaron la poca existencia de aulas y laboratorios y la poca conectividad.

Son muchos puntos que todos los actores tienen en común, pero el de mayor confluencia es la responsabilidad compartida entre todos ellos, como lo señala la Constitución Nacional. “La corresponsabilidad entre la familia, la sociedad y el Estado es la acción y conciencia que se requiere para compartir el conocimiento”, afirmó la secretaria de Educación, Piedad Caballero.

Durante cuatro meses se han realizado diferentes mesas de trabajo con la comunidad educativa, el gobierno departamental, las administraciones municipales, el sector privado, la academia y las organizaciones sociales, entre otros, para trazar la ruta que definirá el Plan Decenal de Educación 2013-2022.