La Gobernación de Cundinamarca coordina y realiza el análisis intersectorial de la situación de salud pública que pueda derivarse por la aparición del caracol gigante africano en el territorio.


En ese sentido y de manera preventiva, el equipo de profesionales de la subdirección de Vigilancia en Salud Pública de la secretaría de Salud departamental ejecuta acciones de promoción y prevención con la comunidad en los municipios de Girardot y Fusagasugá, con el propósito de capacitarlos en la identificación y medidas de control del molusco, además de realizar jornadas de recolección y disposición final del mismo, entre otros temas.

Teniendo en cuenta que son 19 los municipios de las provincias del Tequendama, Gualivá y Alto Magdalena, en los que se ha confirmado el caracol, se han realizado 34 jornadas de prevención con la población, las cuales incluyen capacitación y desarrollo de mesas de trabajo regionales para avanzar en la adopción de actividades de intervención de la especie.

La Secretaría de Salud de Cundinamarca dará continuidad al trabajo en equipo con las autoridades competentes de los diferentes municipios como las Unidades Municipales de Asistencia Técnica (Umata), las secretarías de Agricultura, Salud, oficinas seccionales del ICA, empresas de aseo, Defensa Civil y comunidad en general.

Además, y como medida complementaria, se apoyará a los municipios con el suministro de material educativo y se incursionará en actividades de investigación, contando con la red pública de hospitales para identificar la población que pueda encontrarse en posible riesgo.

El caracol gigante africano es una especia invasiva que no tiene depredadores naturales que controlen sus ciclos de reproducción y en consecuencia se expande y desplaza a las especies nativas. Asimismo, es vector de nematodos parásitos presentes en los pulmones de las ratas que pueden causar afecciones de salud en los seres humanos por contacto o consumo.