Horacio Alberto Robledo, de 44 años, fue capturado hoy por la Policía cuando oficiaba una misa en el salón comunal del barrio Chicó ante unas 200 personas de la comuna seis del municipio.


Según la Policía, Robledo venía suplantando la actividad sacerdotal desde hace aproximadamente dos meses engañando a la ciudadanía y sólo durante este tiempo alcanzó a apropiarse de unos diez millones de pesos en limosnas.

“Con su facilidad de expresión engañaba a las más de 200 personas que asistían a estas eucaristías convencidas que estaban ante un sacerdote y resulta que era un simple estafador que pedía limosna para su sustento diario. La iglesia católica nos avisa y entonces se procede a dar con la captura de este individuo de 44 años de edad que era casado y que suplantaba la autoridad religiosa”, dijo el coronel Fabio Castañeda, comandante de la Policía de Cundinamarca.

En el momento de la captura, Robledo oficiaba una eucaristía con clériman y cuello romano de sacerdote cuando fue sorprendido por los Policías.

El falso sacerdote ya compareció ante un juez de control de garantías y deberá responder por los delitos de falsedad en documento privado, suplantación de identidad y estafa.

El capturado también se dedicaba a vender estampillas, escapularios y otros artículos religiosos.