Al realizar un análisis y balance del día sin carro en Bogotá D.C., que desde hace algunos años se viene efectuando en la ciudad, podemos manifestar que se encuentran posiciones encontradas por los diferentes actores sociales; sin embargo se ha convertido en modelo e inclusive ha sido copiado por otras ciudades del mundo, por lo tanto es muy necesario realizar un estudio sobre los aspectos positivos y negativos de esta medida.


Por lo general cuando se tiene la noticia, como es el caso de este año que el día del no carro particular es el 07 de febrero, con anterioridad las personas ejecutan sus diligencias y compromisos, o en su derivación tratan de organizar las actividades para el día siguiente de la medida debido a que la afluencia de usuarios por lógica aumenta en gran magnitud, especialmente en la hora pico.

El ejercicio del uso de la bicicleta fue bastante notorio con cifras que inclusive sobrepasaron las utilizadas en los años anteriores y por ende obviamente el resultado de la contaminación demuestra índices que mejoran la situación. Pero en este contexto es importante hacer un análisis sobre la calidad del combustible que se vende en el país para el transporte terrestre automotor que, a pesar de tener uno de los precios más altos en América Latina y quizá en el mundo, es de conocimiento general que es de pésima calidad, caso en el cual se puede preguntar abiertamente cómo exigir excelentes resultados cuando la materia prima de operación de los vehículos no cumple las expectativas ni los requerimientos que, como usuarios constantes de este tipo de productos, no tenemos una buena prestación del servicio.

Por otro lado es muy importante preguntar a los ambientalistas y autoridades de tránsito, encabezadas en el Ministerio de Transporte, ¿Cuáles son los automotores que más contaminan, si los del servicio público o en efecto los del servicio particular? Con toda seguridad creo que en este caso contaminan más los vehículos del transporte público, prueba de ello es que en el día de ayer mejoró la calidad el aire con unas cifras insignificantes, como son las especificadas en el 6% y la concentración de ozono en un 11%.

De acuerdo a los reportes de los diferentes medios de comunicación, de igual forma se pudo observar la presencia de interminables trancones en algunos puntos neurálgicos de la ciudad a causa de la ciclo vía, lo que demuestra paralelamente que en algunos casos no mejoró la movilidad, con el agravante que tomar el servicio de transporte en varias estaciones del sistema masivo Transmilenio fue dificultoso.

En el caso del transporte público multimodal o tradicional, de igual forma no es un día en el que se producen más ganancias en sus producidos, ya que la cantidad de personas que laboran desde sus casas por medio de la Internet son de cifras bastantes considerables, o hay quienes en su caso organizan sus actividades para los días siguientes con el fin de no sufrir las consecuencias de no contar con la movilidad adecuada a sus necesidades.

En algunos casos este día se ha convertido en una fiesta folclórica en la que salen a dar vueltas y a visitar otros sitios de la ciudad en bicicleta, patines, o cualquier otro medio, como por simular cambiar la rutina diaria y las actividades, a pesar de contar con una cantidad de fiestas y de puentes que perjudican considerablemente al comercio; sin embargo el Alcalde Mayor de Bogotá por medio de su cuenta de Twitter propone una consulta de más días sin carro en el año con el argumento de cuidar el medio ambiente. En este caso sería más que necesaria esta genial idea, pero lo que si podemos recomendarle al mandatario capitalino es que se organicen políticas sostenibles permanentes en planes de movilidad alterna al uso diario de los automotores.

En resumen, respetando todos y cada uno de los criterios de los ciudadanos, se puede decir que en el día sin carro se benefició el medio ambiente, al menos por unas horas, se realizó el ejercicio de movilizarse caminando, en patines o bicicleta, lo cual es muy saludable. Teniendo las expectativas de una mejor movilidad, en determinados sectores fue más caótica la situación; por lógica debió tener más ingresos el transporte masivo y los taxis, mientras que por otro lado las pérdidas económicas en la venta de combustible deben ser considerables, al igual que las pérdidas del sector comercio, entre otros. Estos aspectos se deben tener en cuenta para que a través de este tipo de medidas no se generen pérdidas en los sectores sociales, agobiados en la tristeza y el abandono del gobierno.

@galodejesús