Pasados once meses desde el fatídico accidente que cobró la vida de seis personas, hecho que impulsó a los residentes cercanos a la vía Indumil a protestar de forma pacífica para que se mejorara la seguridad vial por el sitio, se empezó la construcción de pasos peatonales y reductores de velocidad en los principales puntos de afluencia de personas.

Fueron necesarios once meses de gestión por parte de las comunidades residentes en las urbanizaciones cercanas a la vía Indumil para que se garantizara la construcción de pasos peatonales en los sitios de mayor afluencia de personas, que se han caracterizado por el alto índice de accidentalidad en donde las principales víctimas han sido peatones residentes cercanos al corredor vial.

Para la solución del inconveniente se hizo necesario el compromiso de todas las partes involucradas, siendo las empresas constructoras las principales responsables de garantizar a los peatones, que en su mayoría son los residentes de las urbanizaciones edificadas por las mismas, el paso seguro de la vía.

La administración municipal, a través de la Dirección de Tránsito y Transporte, propuso al Institutito de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU) unos diseños basados en estudios de afluencia de la vía para ser garantes de la seguridad de los peatones. El documento fue radicado formalmente por la Constructora Apiros S.A.S., el 7 de diciembre de 2015 en el cual se solicitó el permiso de intervención temporal de la vía.

El compromiso de las constructoras era llevar a cabo la ejecución de la construcción de los pasos peatonales diseñados por la administración municipal y aprobados por la Gobernación de Cundinamarca. Por ese motivo se creó una bolsa común, representada por la Constructora Apiros, que asume la mayor parte de la responsabilidad y que es directamente proporcional al potencial de habitantes que presentan sus urbanizaciones en Hogares Soacha.

En cumplimiento de los requerimientos de la comunidad, la Gobernación de Cundinamarca expidió la resolución N° 578 de 2015 en la que otorgó el permiso de intervención a la Constructora Apiros, que deberá hacer la totalidad de las obras diseñadas por la Dirección de Tránsito y Transporte de Soacha en un plazo de 45 días, cuyo valor de ejecución será de $104’562.540 pesos, reunidos mediante el aporte a la bolsa común de las constructoras implicadas.

De acuerdo a los estudios y diseños planteados por la Dirección de Tránsito y Transporte de Soacha, los pasos peatonales que serán ubicados en cuatro zonas estratégicas de alta afluencia en Indumil, consistirán en:

“La propuesta de pasos peatonales para la vía Indumil consiste en un paso tipo cebra, en donde se garantiza la reducción de velocidad por medio de un resalto parabólico, además se proyecta bahías destinadas para las paradas de bus. La ubicación de los paraderos y pasos cebrados deberá estar coordinada con el área de operaciones de la concesión, con el fin de no interrumpir o contradecir otro tipo de señalizaciones e intersecciones de la vía.

Teniendo en cuenta el alto flujo de transporte público, se requiere que las bahías de los paraderos tengan una capacidad como mínimo de dos vehículos tipo bus, esto con el fin de no interrumpir la movilidad de la vía concesionada; además es imperativo que las mismas tengan longitudes de desaceleración y de incorporación como lo describe el manual”, especifica el documento presentado por el ente territorial.

Los pasos que contarán con cebra, reductores de velocidad, señalización con cincuenta metros de anticipación, tachones reflectivos y delineadores tubulares para evitar que los vehículos adelanten en zona de peatones, y bahías para el servicio de transporte público, deberán ser concluidos entre mediados y finales de mayo, justamente un año después del inicio de las gestiones de la comunidad.

Finalmente, Juan Carlos Galán, líder en Parque Campestre, aseguró:

“Esta es tan solo una pequeña solución a todo el problema que viene sucediendo en torno a la vía, pues cabe resaltar que los pasos estarán ahí para garantizar en lo posible la seguridad de las personas, pero cada quien se hará responsable de usarlos adecuadamente. De la misma forma estamos seguros que los más beneficiados serán los estudiantes que tendrán que hacer uso de ellos en horas pico”, concluyó.